Residencia canina sin jaulas


Está empezando a amanecer, las luces se encienden, te levantas de tu cama en tu habitación y un humano te recibe con una caricia y unas palabras agradables, mientras te va poniendo la correa, todos tenemos ganas de hacer nuestras necesidades pero nos aguantamos porque ya nos han enseñado donde se hacen. Sin tirar y ordenados seguimos al humano hasta donde nos lleva, el sitio de los juegos, ahí con otra caricia nos suelta la correa y por fin aliviamos, luego bebemos, olisqueamos, mordemos alguna cosita, jugamos, en fin cosas de perros, y ya el humano nos viene a buscar para desayunar, que pena, anda ya son las 9:00.

Descansamos un poquito del paseo y del juego, mientras el humano nos prepara la comida, nos llevan al comedor y como nos han enseñado, esperamos tranquilos a que la comida de cada uno sea servida y podamos comer, está rico, pero más rico es el premio que nos dan siempre si comemos bien, el que lo hace mal come atado. Salimos ahora con mucha sed, es que el pienso así seco necesita regarse con algo y aquí el agua siempre está fresca y limpia. Volvemos a nuestras camas si el tiempo no es el adecuado para estar fuera; en la cama nos espera todo recogido y limpio, con nuestro juguete preferido, palito, pelota o peluche normalmente, en el centro para que nos quedemos alli hasta que el tiempo mejore. Bien, ya casi es hora de comer.

A mediodía, entre las 2:00 y las 3:00, vuelven a servirnos la comida, muchos no comen, ni siquiera le hacen caso, yo no como todo, o sí, depende del día, pero siempre nos ponen a ver si queremos, al acabar de comer volvemos a salir. Si hace mucho calor, o llueve, o hace mucho frío nos cobijamos debajo de los árboles o en lo que los humanos hicieron para ello, pero no nos apetece estar fuera y el humano, que siempre está atento a nosotros, nos lleva rápido para las habitaciones, porque creo que a ellos tampoco les gusta pasar mucho calor ni frío y menos mojarse .
Por la tarde después de dos paseos más, creo que ya van cinco, a eso de las 7:00 u 8:00, nos miran uno por uno las orejas, los ojos, la boca, las patas, la barriga, el culete, el rabo y luego viene lo mejor, nos cepillan. Después nos sirven la cena, que quien quiere la come y quien no, pues no. Después toca la salida nocturna, para hacer el último pis y pos antes de dormir y que no ensuciemos.

Hay algunos perritos que por la noche en vez de dormir se portan mal, se mueven y molestan a los otros perros, rompen cosas suyas y que no son suyas, les mean en las camitas de los demás, o hacen caca en el pasillo. No se cómo hacen los humanos, yo creo que nos vigilan, pero se enteran de quien fué y ese es castigado atado y no vuelve a molestar.
Algunas veces vienen perros asustados, que nunca estuvieron aquí, los humanos les ayudan estando con ellos y nosotros les enseñamos como hacer, porque estan perdidos y en media hora con nosotros ya aprenden a ser perros y las siguientes veces que vienen ya son de la familia.
Otras veces hay perros muy brutos, juegan y tropiezan con los árboles o con las piedras, cuando es así y se hacen un poco de daño los humanos los curan, también les dan su medicina a los que la necesitan; aunque de todas formas, los sábados siempre viene nuestro médico para confirmar que estamos bien y que no hay ni pulgas, ni garrapatas, ni bichos en los ojos, ni enfermedades, es guay porque siempre trae premios.

Y así es mi vida aquí, respeto y me respetan.
Un saludo. Atom.

Quiero que cuideis de mi peludo y solicito la 1ª visita a mi casa gratis

Guardería canina

Residencia canina sin jaulas, hotel para mascotas, guardería canina, campamento, centro de día.

Tu amigo en las mejores manos, nos cocupamos de él por ti, garantía de calidad y confianza.

Residencia sin jaulas

En esta sección te explicamos el concepto de sin jaulas.

Para que así puedas entender nuestra filosofía de trabajo y de vida.

El concepto sin jaulas

O meu carón

Residencia canina sin jaulas, hotel para perros abierto los 365 días del año.
Atención telefónica al público de 9 a 21 horas, se aceptan reservas.
Reservado el derecho de admisión.

Protección de datos
Política de privacidad
Preguntas frecuentes
Nuestros títulos

Información Interesante

El concepto de sin jaulas
Cómo nació o meu carón

Requisitos para residencia
Para una mejor estancia

Consejos sobre perros
La experiencia compartida

1ª visita gratis a domicilio
Cómo nos conocemos

Visita al centro

Con objeto de mejorar la atención a nuestros clientes, O meu carón establece el sistema de visitas con cita previa.
Por favor contacte con nosotros al
(+34) 637 522 681 .

Navegacion 100% segura

Contáctanos

  • Teléfono:
    (+34) 637 522 681
  • Email:
    omeucaron@gmail.com
  • Dirección:
    Abuín, 13
    32660 Allariz, Ourense, España





Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +